lunes, 19 de febrero de 2018

El Teatro de Sombras de Ofelia (Corona de Sonetos)



Soneto 0

Ofelia es la mujer predestinada,
es ella el alma máter de este cuento:
la anciana acoge sombras de la nada
y en ellas cobra vida el sentimiento.

.
Enseña a sus amigas cada día
a hinchar el corazón de la belleza,
son muchas las que aprenden poesía
y el verso tibio aleja la tristeza.

.
Oculta su pasión a los mortales,
le da la espalda al mundo conocido:
Ofelia tiene un aura diferente.

.
Da aliento a sus anhelos teatrales,
esmalta la existencia de sentido
e ignora los murmullos de la gente.


María Rosales Palencia
.

.
Soneto I


Ofelia es la mujer predestinada,
de estirpe gris y de existencia noble,
pariente secular de la enramada,
encarnación totémica del roble.

.
Pequeña como un astro titilante
que se destaca en medio de la bruma,
entusiasta, lacónica, exultante,
¡para volar nomás le falta pluma!

.
Y aquí me callaré. Dirán sus obras
mucho más que mi numen apocado,
que débil me será todo argumento

.
para cantar sus múltiples zozobras,
que al fin solo doy forma a lo narrado:
es ella el alma máter de este cuento.

 
Roberto Francisco Almeyda Rospigliosi 
.
.
Soneto II

Es ella el alma máter de este cuento
a pesar de su talla diminuta;
con una voz menuda, como el viento,
susurra los libretos y disfruta.

.
Su puesto está detrás de bastidores,
desde donde las letras siempre besa,
para que no enmudezcan los actores,
y no quiere brillar, no le interesa.

.
Y, cuando el escenario queda oscuro,
vacío de talento y sin oficio,
Ofelia está perdida, desolada;

.
su paso se hace lento e inseguro,
mas descubre un insólito servicio:
la anciana acoge sombras de la nada.

 
Helena Restrepo
.
.
Soneto III

La anciana acoge sombras de la nada,
que, junto a su pasado, va arrastrando.
De espinas su cabeza coronada,
la oscuridad la sigue conquistando.

.
Escucho sus lamentos que estremecen,
su ser está sangrando desde dentro,
¡ya las fuerzas de Ofelia languidecen!,
demonios se acumulan en su centro.

.
Vierte lágrimas rojo carmesí,
marcando sus mejillas al caer;
ya nada causará más sufrimiento.

.
Mirando al cielo, dice: ¡ya vencí!
las sombras ven el nuevo amanecer,
y en ellas cobra vida el sentimiento.

 
Diana Santiago
.
.
Soneto IV

Y en ellas cobra vida el sentimiento,
y en ellas aparece la amargura
del pétalo, su flor y su sarmiento,
su raíz que adolece de ternura.

.
¡Oh, triste, la muchacha enamorada!,
Las huellas que seguía en su asfixiar
apagaron el brillo en su mirada,
aunque nunca dejara de soñar.

.
Iba un sí, sempiterno y solitario
en su pecho, redobles de un tambor
en su boca que aciaga enmudecía.

.
Desdobló enloquecida su sudario,
como loca, los tintes de su amor
enseña a sus amigas cada día.


Carlos Corredor Camara
.
.
Soneto V

Enseña a sus amigas cada día
la pasión extenuante que la envuelve,
esa necesidad en sí vacía
y que, al tiempo, tan plena y honda vuelve.

.
Ofelia toca el alma a lo diverso
y a escena salen alas de los ojos,
bordando tanto como lleva inmerso
y andaba maniatado entre cerrojos.

.
De nuevo, sumergida en la lectura,
ven la luz personajes investidos
que aprenden a versar con sutileza.

.
Si enmudecen apunta con soltura.
Así regresa el aire a sus latidos,
a hinchar el corazón de la belleza.


Juan Risueño Lorente
.
.
Soneto VI

A hinchar el corazón de la belleza,
que queda en sus pupilas reflejada,
una nueva andadura, Ofelia, empieza,
una nueva andadura esperanzada.

.
En unión de su sombra, sigue andando,
dejando atrás las zarzas y el espino;
mas, durante el camino, van llegando
otras sombras sin dueño ni destino,

.
y piden que la anciana las recoja,
puesto que están cansadas de vagar,
ya que nadie en el mundo las quería.
.
Pero ella se conmueve y las aloja,
pues sabe que, al sentirla recitar,
son muchas las que aprenden poesía.


Carmen Aguirre
.
.
Soneto VII

Son muchas las que aprenden poesía,
las sombras liberadas y confusas
por átomos de luz, es rebeldía
sedienta en la fontana de las musas.


Palabras declamadas en un hilo
de voz imperceptible y amorosa:
un arma terrenal de doble filo,
de amable sentimiento y melodiosa.


Tan sólo se distingue, etéreo rayo,
la mano que saluda y languidece
en la conversación: ¿duda o certeza?


Silencio celestial, mudo desmayo,
en lágrimas solemnes reverdece
y el verso tibio aleja la tristeza.


Enrique Sabaté
.
.
Soneto VIII

Y el verso tibio aleja la tristeza
cuando la noche viene galopando
con los ojos vacíos de nobleza,
con sus rizos de plata envenenando.

.
Saturada de dudas amanece,
con el temor del miedo en sus entrañas,
y el brillo alegre de sus ojos crece
mientras el viento seca sus pestañas.

.
Abraza con sus alas al ocaso
que se adueña de todos sus respiros
con la muerte esperando en los juncales.

.
Con la mirada herida del fracaso
maldiciendo los últimos suspiros,
oculta su pasión a los mortales.


Manolo Gimeno Cervera
.
.
Soneto IX

Oculta su pasión a los mortales,
y las sombras dibujan sus ensueños
luminosos en días surreales
donde el arte y la magia son sus dueños.

.
Ofelia en sombra y luz desenmascara
el don que se ocultaba en la sordina
al místico teatro que creara,
al fin de su existencia que declina

.
en dura soledad y anonimato,
en rica y singular literatura,
sin nunca haber al mundo relucido.

.
Se le abren otras puertas, por mandato
del cielo y por el ego; su bravura
le da la espalda al mundo conocido.


Teresa Amado Nervo
.
.
Soneto X

Le da la espalda al mundo conocido
en busca de ilusiones sin fronteras
y sueña que sus sombras se han metido
en viejas poesías prisioneras.

.
Jamás se rinde al negro de la noche
ni al sol abrasador de la mañana
y no hay en su cansancio ni un reproche,
pues sabe que al final el tiempo gana.

.
Apenas un susurro silencioso
recorre el escenario como antaño
y evoca algún recuerdo de su mente.

.
El brillo de un pasado luminoso
le confiere a su cuerpo un don extraño;
Ofelia tiene un aura diferente.


Tere Bas
.
.
Soneto XI

Ofelia tiene un aura diferente,
es hada de los tristes, es la lanza
cuyo ristre se abraza al inconsciente
entre locura y mágica esperanza.

.
Es amoroso sol de dimisorias
brumas donde la luz perdió su albura;
la cristalina voz de esas historias
que a las sombras dan vida y singladura.

.
Suspira, ríe, sueña, es su costumbre
endulzar del momento la aspereza
entre ensayos y actores espectrales.

.
Y esa pasión burló la pesadumbre,
pues el lírico drama que encabeza
da aliento a sus anhelos teatrales.

 
Mardy Mesén Rodríguez
.
.
Soneto XII

Da aliento a sus anhelos teatrales.
El mundo no se cambia de repente:
las sombras se harán dioses inmortales
para modificarlo lentamente.

.
Pues siguiendo la ley del universo
no interesa la nimia actualidad
pero sí que se alumbran, verso a verso,
nuevos mundos y nueva humanidad.

.
No es mesiánica, Ofelia. Mas intuye
que el suyo es precursor de otro escenario
cuando ella y sus sombras se hayan ido.

.
Y dando tiempo al tiempo todo fluye.
Lo más simple, es decir, lo extraordinario
esmalta la existencia de sentido.


Manolo Gonzalez
.
.
Soneto XIII

Esmalta la existencia de sentido,
un sentido real e imaginario
que separa a la muerte del olvido
y ofrece a cada sombra su “sombrario”.

.
Ofelia en su teatro está instalada
en medio de fantasmas y recuerdos.
Se encuentra en el pasado congelada
incapaz de vivir como los cuerdos.

.
Al alma que se encuentra la recoge,
y le hace revivir su fama y arte
en un gran escenario inexistente.

.
A las sombras mortales las acoge,
convierte a cada ser en su baluarte
e ignora los murmullos de la gente.


Luis Salvador Trinidad
.
.
Soneto XIV

E ignora los murmullos de la gente
aquella a quien la nada le dio todo.
Las sombras de una savia indiferente
le legan, tras morir, el acomodo.

.
La farsa y la tramoya, la tragedia
y el drama, la farándula y la rima,
se besan con el verso y la comedia,
liberan de la escarcha a la calima

.
e inyectan de fulgores un proscenio
que muestra su virtud ante la gloria.
Se calma esa avidez inveterada

.
que tienen los que admiran el ingenio,
pues saben que, por siempre en la memoria,
Ofelia es la mujer predestinada.

 
Marcos Circenses

....................................

Corona 1 , basada en el Cuento: El Teatro de Sombras, de Michael Ende. Hecha por componentes del Grupo: "Malditos Bastardos" 19 de Febrero 2018


 

martes, 28 de noviembre de 2017

Dime, por qué




(Romance)

Dime, Muerte, ¿a qué has venido
al amanecer del alba?,
vestida de oscuridades
empañando la mañana.
¿Por qué golpeas mi puerta?
¿Por qué haces sonar la aldaba?
¿Por qué llamas, insistente,
para no decir palabra?
¡Di!, ¿qué vienes a buscar
en ésta tan pobre casa?
Si yo no tengo tesoros
ni tengo ninguna alhaja;   
tan solo una pobre vida
que ni la sustenta el alma.
Nada te puedo ofrecer,
¡no puedo ofrecerte nada¡,
a no ser que tú quisieras
que te haga un hueco en mi cama:
helada estás como un témpano *
y el verte así me desgarra.
¡Ven a echarte junto a mí,
te arroparé con mis sábanas,
quiero quitarte tu frío
con el calor de mi manta!…,
me duele más tu tristeza
que el tajo de tu guadaña.
Descansaremos las dos…
¡Descansa, Muerte,! ¡descansa!,
hasta que llegue esa hora
en que me cubra tu ala.
.
Carmen Aguirre

28/11/2017

sábado, 14 de octubre de 2017

Versos Con-Versos













 












Versos Con--Versos
.

"De camino hacia los versos" - 1-
“que me pellizquen el alma”, -1-
me encontré un mar de suspiros
en “Coplas enamoradas”… -1-
.
Y también hallé una torre
“que se ve a larga distancia” --2--
y rebrilla como el sol,
“en un pueblo de la Mancha”. -2-
.
¡Ay!,
“Coplas de mi corazón”, -3-
¡de mi corazón en llamas!,
que desde mi soledad
“labro en el tul de mis lágrimas", -3-
.
“llena de rimas y trovas, -4-
junto a estas coplas descalzas”…,
que se mueren por tenerte
“en mi cofre, como alhaja”. -4-
.
“Vestidita con estrellas” -5-
sale la luna gitana,
y “un sendero luminoso” -5-
deja su estela de nácar…,
.
“y el sol reluce encantado -6-
con la sonrisa en su cara”, -6-
al ver que los malos sueños
se marchaban con el alba.
.
“Acurrucada en tus brazos”, -7-
sostenía tu mirada”, -7-
y todo el color del cielo
en mis ojos se adentraba.
.
¡”Qué dicha de ver la luz -8-
en esta noche tan larga”! -8-
Donde oscuras sombras hubo,
hoy florecen flores blancas
.
“para ir mis coplas tejiendo” -9-
con suspiros y palabras,
“y unas letras que me sirvan” -9-
para anudar las amarras…
.
Las amarras del cariño
que nace desde la entraña
de este “Abrazo del Soneto”,
que en poemas nos abraza.
.
Carmen Aguirre 8/ 10 / 2017
Con los Versos de:
.

--1—Teresa Fernandez
--2—Manuel Mejía Sánchez-cambronero
--3—Mari Carmen Rodríguez Camargo
--4—Isa Terenzano
--5—Joaquín Cascales Garcia
--6—Marcos Circenses
--7—Mayka Fe
--8—Roberto Francisco Almeyda Rospigliosi
--9—Helena Restrepo
--10—Carmen Aguirre

lunes, 25 de septiembre de 2017

Si pudiera decir...



(Soneto)
.
Si pudiera decir…, si yo pudiera
traducir con palabras lo que siento,
cuando la brisa alada de tu aliento
inflama los rescoldos de mi hoguera,
.
convirtiendo el invierno en primavera,
alejando de mí todo tormento…,
y haciendo resurgir el sentimiento
como una desatada torrentera.
.
Si supiera decirlo, yo diría…,
que eres la que das vida a mi existencia,
la estrella descielada que me guía
.
y el envés y derecho de mi esencia…
¿Por qué a veces te alejas, poesía,
y me dejas morir sin tu presencia?
.
Carmen Aguirre
24/9/ 2017

A la deriva


(Alejandrinos)

Todo era azul, azul el mar y el cielo,
en su aparente vida sosegada…
Pero en lo hondo ocultaba un desconsuelo
más cortante que el filo de una espada.
.
Y sucedió lo que ha de suceder
cuando quedan las lágrimas prendidas;
se vuelve opaco el claro amanecer
si no hay llanto que lave las heridas.
.
Y tuvo que forjarse un mundo aparte
para afrontar su negra desventura.
Y se embarcó, rumbo a ninguna parte,
huyendo del pavor de la locura.
.
Su barca, entre bandazos, proseguía
por los plomizos mares del recuerdo,
y por más que luchaba no podía
llegar con la razón a algún acuerdo.
.
Y en esta sinrazón en que se hallaba,
un resquicio de luz le dio la clave;
y al soltar ese lastre que llevaba,
salió el alma volando como un ave.
.
Le vino a redimir la dulce muerte,
llegando así la ansiada libertad…
Que nunca de este sueño se despierte,
y habite en la azulada inmensidad.
..
Carmen Aguirre
20/ 9/2017

domingo, 3 de septiembre de 2017

En su postrer latido


(Soneto alejandrino)
.

Después de la obertura me fui tras de tus huellas,
me embriagué en los adagios, de tu dulce romanza,
y en un vibrante allegro alcancé las estrellas
subiendo por el puente que lleva a la esperanza.
.
Tú que fuiste consuelo de mis horas vacías
y pulsabas la lira de éste mi corazón;
amante compañera , que el alma me encendías,
te me vas apagando igual que mi ilusión.
.
Pero todo principio augura su final,
y nos va conduciendo al reino del olvido…
Igual que marcha el río a fundirse en la mar,
.
se marchará el silencio en pos de otro sonido,
dejando en el recuerdo la belleza inmortal
del aire de la música en su postrer latido.
.
Carmen Aguirre
17/7/2017



lunes, 28 de agosto de 2017

EN TU ABRAZO





(Tercetos encadenados y serventesio)

Mientras me desnudo, delante de ti,
tus dulces caricias aguardo anhelante. *
¡Ven pronto, no tardes! ¡Ven pronto hasta mí!,

que en un sinvivir vivo agonizante.**
Porque necesito tu boca en mi boca
y calmar la sed de mi pecho amante;

perderme en tus brazos y volverme loca
al sentir tus manos recorrer mi piel,
prendiendo la grieta que al placer convoca ***

y de la que mana un río de miel.   ***
Me enredo en tu abrazo, como enredadera,
y todo el deseo se vuelca en tropel…

¡No pares, no pares, que la gloria espera, ****
alcancemos juntos nuestra libertad!
¡Déjate morir! ¡Deja que me muera...,
que el fin es principio de la claridad!
.
*Sinestesias
**  Paradoja
*** Metáfora
**** Germinación
.
Carmen Aguirre
16/ 8/2017